La Lacillos, Ninot III: El poder de los deseos

En el mundo los países y culturas expresan de maneras distintas los deseos, como en Japón, donde cuelgan los deseos en los árboles.

Ayer con Narinan descubríamos a la Lacillos, la superheroína que, al conocer la tradición japonesa, se quiso convertir en un árbol de deseos y dedicar-se a recoger deseos por las ciudades. Esta superheroína nos inspiró para crear nuestro propio árbol de los deseos, descubriendo así cómo los deseos también pueden transformar y mejorar nuestro entorno.

¿Porqué deseamos? 

¿De dónde surgen los deseos? 

¿Porqué deseamos cosas imposibles? 

¿Deseamos siempre aquello que no tenemos?

¿Los deseos son solo personales o también pueden ser colectivos? 

¿Aprendemos a desear? 

A través de estas cuestiones experimentamos con los deseos y descubrimos cómo, qué y porqué deseamos, diferenciando entre los deseos personales de los colectivos y los deseos materiales de los más emocionales.

Así, construimos un árbol y lo llenamos de mensajes y deseos tanto personales como colectivos, con algún que otro patinete eléctrico, pelotas de fútbol también (jeje). Y dedicamos deseos también para un planeta menos contaminado.

Porqué aprender a desear también nos puede ayudar a transformar nuestro entorno.

 

 

Andrea Alcaide