La Fundación

Constituimos la Fundació El Milà a finales del año 2015, con la voluntad de dar apoyo y poner en marcha pequeños proyectos que fomenten la reflexión y la acción alrededor del medio ambiente y el territorio.

Este entorno de trabajo va ligado al perfil de sus fundadores.

Clara Nubiola, artista, hace del urbanismo, la sociedad y el territorio el objetivo de sus proyectos y, durante años, ha pilotado proyectos innovadores en estos campos, como la Guía de las Rutas Inciertas, o la publicación digital Los Vacíos Urbanos. Núria Nubiola, licenciada en ciencias ambientales, se dedica desde hace más de diez años a la educación ambiental, principalmente en el sector de las organizaciones no lucrativas. Ricard Nubiola ha dedicado toda la vida al mundo de la industria química con una empresa familiar, donde ha conocido de otro modo las problemáticas ambientales en diferentes territorios. A través de la empresa y de la experiencia personal, Ricard ha establecido vínculos con numerosas entidades sociales, ubicadas en Catalunya, Colombia y la India.

La faceta ambiental está presente en todos nosotros de diferentes maneras y es este punto de unión, el que ha dado origen a la creación de la Fundació El Milà. Pero también la necesidad de trabajar con aquellos sectores más necesitados. Por eso la Fundació El Milà define como destinatarias principales las poblaciones en situación de vulnerabilidad, principalmente dentro del territorio de Catalunya.

Finalmente, el carácter fundacional: nos une la idea de desarrollar proyectos innovadores, creativos, diferentes. Intentamos dar un aire personal y experimental a nuestros proyectos.

La Fundació el Milà camina despacio para que la conciencia, el criterio y la calidad sean pilares básicos.